Una persona que aprecio mucho me dijo: “ eres la persona más sicorrígida que conozco”, en este momento de vida aplico la bioética y no me disgusto ni autocastigo por los juicios que recibo, pueden ser válidos. Más bien le doy color a las palabras viéndolas en su contexto para entender si debo mejorar o cambiar algún comportamiento. Primero entendamos el significado que otorga el diccionario a la palabra Sicorrígida:

“Cuando una persona muestra incapacidad para cambiar de opinión, mentalidad paradigmática, o la llamada mente de “vía única” que produce una incapacidad para aceptar las situaciones de cambio en su vida o de cambio organizacional, está dando señales de ser psicorrígida”.

Sobre el tema, el psicólogo Walter Riso  publicó ‘El poder del pensamiento flexible’, que divide las mentes en rígidas, líquidas y flexibles, ya que como todo en nuestra vida tiene un lado positivo y otro negativo:

TIPO ASPECTO POSITIVO ASPECTO NEGATIVO
Mente Rígida posee ideas se enreda en ellas al pensar que son inmutables y eternas.  
Mente Liquida no pone barreras carencia de puntos de vista
Mente Flexible mantiene opiniones, tiene creencias y principios está dispuesta al cambio y en pleno contacto con la realidad

La mentalidad rígida suele ser útil para:

• El alcance de metas.

• Llevar un plan de vida estructurado, organizado en tiempo y espacio.

• Para tener, en el plano laboral, un alto rendimiento y competitividad.

• Para funcionar según el principio de logros y resultados alcanzados.

Tener mentalidad rígida puede beneficiar en su profesión a las personas que trabajan en la gestión de detalles, normas, procedimientos y sistemas organizacionales”. Pienso que es mi caso, me ayuda mucho en la gestión del cumplimiento para mis clientes, en establecer patrones de ejecución para mi equipo de forma que accionen con minima supervisión y nos da la tranquilidad de contribuir al bienestar y crecimiento económico de sus empresas al mantener sistemas actualizados que justifican cada una de sus transacciones como lo requieren las mejores prácticas en sistemas de control y tributario.

A propósito les comparto esta historia: “Un japonés le lleva arroz a su difunta y en el cementerio se encuentra con un norteamericano quien le mira con burla y le dice: ¿Usted cree que su mujer va a comer arroz?. Y el japonés le contesta: ¿Y usted qué la suya olerá sus flores?”

En tu caso? Piensa:

¿Cómo estás llevando el día a día?

¿Cuál es tu capacidad de disfrute y cómo disfrutas la vida y las relaciones?

¿Qué tanto tiempo inviertes en cuestionar a los demás?

¿Qué tan fácil es para ti escuchar, aceptar y valorar la opinión que tienen los demás sobre tu persona?

¿Qué tan preparado estás para enfrentar el fracaso y la frustración?

¿Qué tanto te permites hacer las cosas de un modo diferente al patrón aprendido?  ¿Es todo negativo?

 

Gracias por leerme,

Taide

#StratumSrl #BlogTA #WalterRiso

 

 

 

0